Reparacion de calderas Madrid
Reparacion de calderas Madrid

Cómo ahorrar con la caldera

Ahorrar con la caldera y el calentador

 

1. Actualización de la caldera y de los controles de calefacción

 

Las calderas antiguas pueden costar más por las abultadas facturas que le producen que una nueva. La caldera es considerada uno de los electrodomésticos más caros del hogar, por ello es común que muchas familias decidan adquirir un calentador en su lugar, pues dependiendo de la zona en la que viven, los inviernos no llegan a ser tan fríos como para encender la calefacción y los radiadores. Es interesante valorar esta decisión, sobre todo sin contamos con una caldera vieja que trabaja de un modo poco eficiente energéticamente hablando y nos genera unas facturas de gas muy altas. En todo caso, existen calderas económicas que pueden ser una buena opción si se cuenta con el dinero suficiente para invertir en ellas, pues con el tiempo lo que se consigue de ahorrar con la caldera correcta compensa el gasto de adquirir una nueva.

 

Si cree que su caldera está funcionando adecuadamente y en cambio el termostato de su casa no, sería aconsejable que contacte con un técnico que pueda confirmarle la avería en el termostato. Sustituir una caldera o un calentador puede suponer una inversión importante pero los controles de calefacción son elementos mucho más baratos y fáciles de sustituir. Además, los nuevos termostatos y controles de la calefacción son mucho más precisos, con lo que podría ahorrar bastante dinero al año en una casa típica, mediante la instalación de nuevo un termostato y válvulas termostáticas de radiador.

 

La nueva regulación europea insta a los fabricantes de electrodomésticos a informar sobre el consumo de recursos que tiene cada modelo, mediante un etiquetado de Eficiencia Energética, basado en letras (A, B, C...). Si desconoce este sistema de clasificado y lo que representa, no dude en preguntarle al dependiende de la tienda cuando esté decidiendo qué caldera o calentador comprar.

Ahorrar con la caldera

 

2. Es importante que ajuste la temperatura de los radiadores de manera individual, pues es común que en algunas zonas de la casa nos interese una temperatura menor o mayor. En zonas con estancias más frecuentes y largas, como el salón, podemos recibir más calor de los radiadores que en otras zonas como el baño, o los dormitorios durante el día. Algunos termostatos permiten incluso programar la temperatura por franjas horarias, para no tener que estar pendiente de subir y bajar la temperatura de distintas zonas de la casa. En la actualidad existen incluso aplicaciones para el teléfono móvil, desde las cuales podemos subir la temperatura de la calefacción desde el trabajo o la calle un rato antes de llegar a casa.

 

Tenga en cuenta que el termostato mide la temperatura del aire que le es próximo, no del conjunto de la habitación. Esto significa que si se sitúa cerca de una ventana o de un electrodoméstico, la medida de la temperatura puede estar falseada, generando con ello inconvenientes para el control de la temperatura deseada. No deben estar tampoco cubiertos por cortinas, cuadros u otros objetos. Y lo más recomendable es instalarlo en la habitación donde va a pasar más tiempo la familia, que suele ser en el salón.

 

Puede parecer obvio pero, bajando la calefacción en las habitaciones, incluso por sólo 1° C, puede en torno a 100 euros al año. Si no tiene claro qué temperatura es la ideal para usted, puede hacer pruebas de la siguiente manera: Fije el termostato a 18° C y luego súbalo un grado cada día hasta que encuentre una temperatura con la que esté más cómodo. Tenga en cuenta que es recomendable por salud que la temperatura no descienda por debajo de 16° C para personas de edad avanzada y para aquellas con problemas de movilidad.

 

Si va a comprar un termostato nuevo, busque uno que le permite programar diferentes temperaturas para cada tramo del día y personalizar el patrón para cada día de la semana. Y si es posible, que incorpore la opción del manejo mediante alguna aplicación para el teléfono móvil, para controlar la calefacción cuando no esté en casa. Es más recomendable dejarla encendida a poca potencia que apagarla y encenderla constantemente, pues una casa que se ha enfriado cuesta mucha energía volver a calentarla.

 

3. A pesar de su nombre, los radiadores realmente trabajan calentando el aire por convección: el aire frío entra en la parte inferior de la habitación, y al entrar en contacto con el radiador se calienta y asciende hacia la parte superior de la habitación. Puede reducir sus gastos de calefacción asegurándose de que cada radiador en su hogar permite circular el adecuadamente. Por ejemplo, taparlos con muebles es una forma de perder parte del calor generado por el radiador.

4. Conseguir un correcto aislamiento térmico de la pared que da al exterior puede llegar a ser clave para guardar el calor generado. Conseguir esto podría ahorrar alrededor del 15% en sus facturas del gas, así que usted puede ahorrar en promedio unos 100 euros al año.

 

5. No pague de más por la energía está usando. Compare los precios de las compañías energéticas y decida cuál es la que le ofrece una mejor opción para su caso particular. Esto puede tener gran efecto sobre cómo ahorrar con el calentador y la caldera.

 

6. Disfrute del invierno. Puede sonar a broma pero, cada estación del año tiene sus particularidades y el invierno no es menos. Es muy desaconsejable para su salud que durante los meses fríos del año tenga la calefacción puesta tan alta que esté en camiseta en su casa, y al salir a la calle se encuentre con un frío de 10 grados. Un jersey y unos calcetines gruesos pueden hacerle ahorrar mucho dinero también.

 

7. Baje la presión del agua en la ducha. Abrir el agua al máximo caudal puede ser agradable pero probablemente no suponga tanta diferencia como para aceptar gastar considerablemente más dinero en calentar todo esa agua mediante la caldera o el calentador.

 

8. Use de manera prudente la lavadora y la secadora. Existen programas “eco” que son de duración más corta y haciendo uso de agua menos caliente. En la mayoría de caso es suficiente para manchas comunes en la ropa y para secar prendas no muy gruesas. Y recuerde que el tendedero es otro gran aliado para ahorrar gas ydinero.

 

Pero sobre todo, recuerde que con unos pocos cambios simples en su estilo de vida y en su hogar, podría ahorrar cientos de euros en calefacción al año, esto es, en las facturas de gas y electricidad. Y si su caldera no trabaja de manera eficiente, contacte con un servicio técnico para proceder con su reparación y comenzar a ahorrar en sus facturas.

Cómo ahorrar con el calentador

 

Si lo que usted está buscando es un servicio técnico en Madrid para la reparación de su caldera o de su calentador, puede contactar con nosotros al número de teléfono 916125277. Ofrecemos un desplazamiento gratuito y trabajamos todos los días de la semana, sin por ello cobrarle un plus añadido por urgencia. Le ofrecemos un servicio eficaz, rápido, y económico, buscando siempre una franja horaria que sea cómoda para muestro cliente, para asignarle una cita con el técnico el día y la hora que le venga bien. Nuestros clientes siempre quedan satisfechos con nuestra forma de trabajar.

 

Si tiene problemas con su caldera o su calentador, no lo dude, llámenos y nosotros nos encargamos. Está a una sola llamada de recuperar el funcionamiento de su electrodoméstico y la normalidad en su casa.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Todas las imágenes y textos publicados en este sitio web están bajo la protección de las leyes de copyright, siendo propiedad de sus titulares y quedando prohibida su reproducción total o parcial.